lunes, 31 de diciembre de 2012

sábado, 29 de diciembre de 2012

AURORA


Herida hierba que elucida 
el eje refucilo
en tácito ascenso.   

Percance impropinado de animal tímido. 
Despabila el hogar de la palabra adoro. 
Delfín sobre las millas.

Algas de viernes cálido donde floreces.



  




HACIENDA


Prima de luz
sin últimos primeros
Encimera y rosal
mar de las pampas.
Ajenidad de los jardines.
El prestigio 
cabalga sin dudas
los supuestos.
Luciferina boda
de patos enrocados
gallareta. Prisma.

Del vertidero
real sin ley
de cobertores.

Antojado lunar
El cuerpo 
sin jinete
madruga.

Guacho sol de la noche.





viernes, 28 de diciembre de 2012

LA COSTA


La niebla de las ocho.
El lento vapor de las orillas.
La vieja lentitud.
Hacia postigos pródigos
la luz. Hedor de la madera.

Fiar el espinel mi alma de yute.
Temporal de las cosas.
Sumidero de arena 
de la arcilla.

Canoa de lo arcano
en el sabor del limonero. 
Boca de lobo del vestigio.




                                                                                                                   
                                                                                                                  Parque México, 2011.





viernes, 21 de diciembre de 2012

EL PANDA MAYA



Que panda bien el cúnico  
en voracidad de la extinción.  

Osos de venganza 
real 
en bestias del inicio de bocas 
cazabobos pandemónium.

Escalpelo del día 
Quetzalcoatl. 

Lengua de sol filoso
sobre el amaestrado látigo. 
La amanerada morgue del Zoo.

Vientre de la sombra el cielo
corazón flor de la semilla.
Párpado yucateca del puerperio. 
Solsticio de lo ileso. 









miércoles, 12 de diciembre de 2012

CANARIAS


Desencarnar hasta que aclare.
Despabilar la grava que tradujo
maleza
toda duración
sin bordeadoras.
Dejar que trepe echada 
con claveles
de aire en lo visible.
No suelo emborracharme con crecidas
de césped. Anidarme de pérgolas andadoras.

Palo en la bolsa 
de las podas que asolan el malón.
Traen terregal,
municipalidades
al poroto del mundo
que germina versura.
Embasadas de vidrio
de azafranes.

Frijol de los ombligos.

Ensillar con nopales empalidece el sorbo.
Pogo que la distancia anega tarde sobre parque.
Donde el tiempo de hierba nunca buenas
amanece de horquetas.

Gomeras sin gesta.
Frijoles en la cruda.






viernes, 7 de diciembre de 2012

LANUS ESTE


De las cosas el suspenso que fuga mercurio de los sueños. 

Una aristocracia del rasgo que la ciudad
no cede en los regresos, llegar de la intemperie.  
Lo descalzo desierto cuentagotas.
Lo que no dan los números cuantía, maná
reina, sin gobernar lo movedizo. 

En los bichos bolitas que la pregunta espía del miedo
sobre el cinc de los niños ofrecidos. Óxido habido en
granadas de fragmentación proselitista, sangre lengua 
del odio abrasador, bonzo del fuego. 

Lo arido de acequias por las versuras.  
Gerundios en la rueda que viernes sin audio del goteo
trajo arena el deseo, baldes de latón pintados con esmalte
sintético de estación de bomberos sin letrero. 

Galaxia de espineles cada amarrado punto del ovillo. 
Ariadna sin Suetonio, sisal alambreador del paraíso. 
Ramadal por ramita frutos chamusca. En la horqueta del 
mundo de esta hora ningún aspa siquiera labra tiempo, 
madera el riachuelo. Sólo estiba solvente de la herrumbre.

Ganado del incierto terraplén alea jacta est corazón, estopa.







lunes, 3 de diciembre de 2012

LA TREGUA MENOS NÍTIDA


Ubre del mar de la saliva.
Manteadas comisuras por los nudos.
En el remanso draga pupila donde el punto resurge.
Rasguido de encordados. Rounds, amarre de ataúd sobre molino.
Muelle sin yunques en la pared de la palabra roble.
Y una marina con durmientes,
orilla de la sed.

Láctea cognición de la sal ubre del mar
de la saliva. De miel menos viscosa que la sombra.












domingo, 2 de diciembre de 2012

EL ÁRBOL DEL INSTINTO



Hubo una vez haber del lustro.
El sin don de las horas
ramas de almendro del ahora
percatado del domingo.

Extinguirse del día cenit
del parpadeo, levanta
la mañana de las cosas.

Otoño hueso que invariante preserva.

Ombligo estrella, desorientada mijo.
Norte del musgo.
Fortuna de la piel que árbol de moras.












miércoles, 28 de noviembre de 2012

COTO DE CAZA


Cantar

esquivando balaceras
de pericia.
Hasta que el fasto
ensalme  
la pestilente
riestra de contextos.


Cantos calacas
tembladeral
de la noche.

Pernoctar de la palabra su peripecia. 




                                                                                     Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.



sábado, 17 de noviembre de 2012

ÁLAMO





Perla eres del agua de la noche, margen a puesta del inicio. Sábado del mar. 











                                                                      Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.











viernes, 16 de noviembre de 2012

DELTA



Antes del verde 
en tu mirada 
de mi boca
de río
de piraguas.
Del mar antes
que costa
orilla y kayak
a las branquias
de pez
de las agallas.
Lunario a
remos
camalotal
estuario,
vientre
de la playa.








De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.







jueves, 8 de noviembre de 2012

EL MANTO DE LA CÚPULA


Abajo copa del estribo
el cerro de cielo inamovible,
la ciudad de los fieles.
Rosales y cemento 
en los guaraches.
Nopal en pecho 
a yute atado 
las vírgenes de yeso. 
Mansos cuerpos de ofrenda
combustionan la pequeña 
sangría.
Sobre tianguis, toldos,
sobretechos, 
resbalan del misal 
de pétalos que regurgitan.





                                                                               De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.











lunes, 5 de noviembre de 2012

EL PUNTO DE LAS ÍES




Espinas.
Aguzadas hebras.
Punta del agave.

Astillas donde el madero es barca.
y nadie sin cicatriz navega.






                                                                               De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.  









viernes, 2 de noviembre de 2012

CALAVERAS QUE CHILLAN


Cono del Paradiso es el Enferno,
surf a doble llama lujurioso en 
desbocados caballos sin Catrina. 

Huesuda de abrojos rompeviento
noctámbula traspasa su carruaje, 
barro de sal y azufre, sol de noche.

Sinfónicas costillas celestiales
rumidero de rima en cadenitas. 
Hamacas, llaves, escafandras.

Patineta sin lírica, surf barroco.
Mortadela de ahorro en boca del 
estómago. Rap, riestra del acopio.

Sésamo sempasúchil, dragón de los 
pabilos. Pétalos sueño en olas tamalli. 
Albur del corazón naranja a rojo.

Nada tan tan de todo ese san
de la guadaña. Santo sin máscara
sin don a balas. Hecho de podio.

Gondola del mundo sin peaje,  
pasillo sobre ruedas con nosotros  
el supermercado cementerio. 

Alameda de Leteo con ahorcados. 
Take Of de lengua única, clavadista, 
cuervo al súbito mar papel picado.



                                                                   De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.




miércoles, 31 de octubre de 2012

LA SIESTA ARRIADA



El habla de la infancia es ello, salir por la tangente del domingo.

Del abismo alcoholino se sale por la arcilla, remontado cometa.
Pareja hacen el amo con su sierva, la neurosis labra el resto
de oro, corazón y créditos.







De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.





REAL DE LA PALABRA


Pulsar del distendido arrojo el límite de almácigo.
Donde nombrar deja trazarse tren del extravío.
Riendas férreas de lianas despareja, hacia ningún
acopio en lenta orilla, cernido de lo súbito.

Zaranda del pellejo grazna el pez por las rebabas,
huellas de labio armada en filo, bolsa e hilo. Raíz del  
humus fabricada. Tesoro remover lombriz  y cáscara. 
Tanteos de ese todo medio hecho,  superficie hollada.

Grulla distante hueso labra manos del remo,  hundida
lámpara, a silo conmovido. Fluentes del aljibe en el ojo.
Volcán de toda mira,  torrente es de la seda guarecida.

Paciencia de la bestia sopla orígenes. Entusiasmo fantasma. 
Bocanada de facas por tapeo. Tizne que el corazón de dios 
locura canta. Tripas desbarrancado amor cada latido.




De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012. 



sábado, 27 de octubre de 2012

ENSUEÑO DEL SONETO


De voz la clara hondura estaca cinchos,
donde relincha casi todo aguce subterfugio.
Cristal sudado del opaco brillo a clina limpia,
y encimeras de arena en cíclopes de sismo.

Tenderse espuma donde florece el chorro.
Encima sobre escucha pasadizo. Domada
noche de ello dejarse sacudida, presta pesadilla.
Anima mundi en la reyerta ombligo de la pluma.

Donde ningún anónimo dormita cuenta la ola.

Espectador y director enjutas, sueño arquitecto
del feroz arquetipo, docta irredenta, desarropas.

Hiena de herir las horas descompletas, tiempo al ardor, 

encausa huídas. Torre que en cuatro rey cabalga peones. 
Flama de reina por escotes. Agite de las hijas por porrones.

De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.