sábado, 27 de octubre de 2012

ENSUEÑO DEL SONETO


De voz la clara hondura estaca cinchos,
donde relincha casi todo aguce subterfugio.
Cristal sudado del opaco brillo a clina limpia,
y encimeras de arena en cíclopes de sismo.

Tenderse espuma donde florece el chorro.
Encima sobre escucha pasadizo. Domada
noche de ello dejarse sacudida, presta pesadilla.
Anima mundi en la reyerta ombligo de la pluma.

Donde ningún anónimo dormita cuenta la ola.

Espectador y director enjutas, sueño arquitecto
del feroz arquetipo, docta irredenta, desarropas.

Hiena de herir las horas descompletas, tiempo al ardor, 

encausa huídas. Torre que en cuatro rey cabalga peones. 
Flama de reina por escotes. Agite de las hijas por porrones.

De Las ciudades descalzas sin nosotros, 2012.



No hay comentarios:

Publicar un comentario